ENTREVISTA A NOÉ CORNAGO

Responsable agrícola y de aprovisionamiento en Vegetales Línea Verde Navarra.


Ahora que se acerca el frío, nos gustaría hacer balance de cómo ha estado el mercado de compra durante este último verano de 2016.

La producción de “ensaladas” durante este verano a nivel global, aparte de la dificultad propia de hacer este tipo de productos durante la época estival, no ha presentado grandes inconvenientes para la mayor parte de los cultivos. Por lo que el suministro y compra en el mercado de ensaladas ha sido bastante regular.

Este año ha sido especialmente seco. ¿Cómo ha afectado el clima a la producción de vegetales?

A nivel del mercado en general, los problemas se han presentado por tener tormentas en el mes de julio y por lo seco y largo que ha sido el verano durante su última parte.

Estos últimos meses de verano y principios de otoño han sido secos, con mucho viento “cierzo” y con temperaturas altas por la noche; por lo que los cultivos se estresan y no se desarrollan adecuadamente. Esto ha dado lugar a un retraso en los ciclos, desigualdad en el desarrollo y mermas en la producción, que hemos solucionado alargando el abastecimiento de las zonas de verano.

Aparte de esto, la sequía afecta principalmente al sur de levante; que es la principal zona de suministro europea durante invierno y primavera. Hay agricultores que están dejando de plantar y sembrar sus programas, además tienen dudas de poder suministrar adecuadamente el riego a sus cultivos.

¿Cuáles son los productos que han presentado más singularidades en esta época del año?

Durante la estación del verano, uno de los cultivos más importantes para nuestro mercado es el  canónigo, ya que a más de 25 ºC se estresa y sufre daños, principalmente originados por enfermedades. Es un vegetal que necesita técnica y cuidado, y gracias al know how de nuestros técnicos y nuestras instalaciones hemos obtenido buenos resultados.

Ahora que comienza el invierno, ¿cómo está yendo este inicio de campaña?

En general, el inicio de la campaña de invierno se prevé incierta por el retraso comentado anteriormente, y la sufrida calidad de las “ensaladas “, dañadas por el ambiente seco y caluroso que ha habido.

Las lluvias de las últimas semanas son beneficiosas para la mayoría de los cultivos, pero otros como la espinaca y babyleaf pueden verse afectados por problemas de enfermedades y bacterias.

Para minimizar los daños originados por la climatología, usamos nuestros invernaderos, diversificamos zonas (hasta tres por cultivo y época) y reducimos riesgos gracias a la experiencia de nuestros técnicos y asesores.